martes, 12 de junio de 2012

EL AMOR PERFECCIONADO


EL AMOR PERFECCIONADO

Permitámonos la experiencia de gratitud en la respiración, sintiendo que estamos en “Una zona de eternidad”…


Maravillosa energía del amor!...Amor es La Vida. Una esencia, un poder y una vibración. La única fuerza verdadera y prominente de toda la creación. Es el atributo divino más importante que podemos desarrollar.
Divino Amor Crístico nos devuelve los poderes de belleza, juventud y vitalidad en toda su perfección y abundancia. Cuando emanas Amor Crístico el cielo aporta su riqueza.
Demasiado ocupados en hacer en vez de convertirnos, por pereza y falta de regularidad en el contexto de nuestra vida diaria, no invertimos tiempo para el desarrollo de esta perspectiva impecable.
Para hacer que las cosas sucedan, hay que crear procesos de purificación y transmutación, que hagan posible sobrellevar todas las posibles tribulaciones con facilidad y gracia.
Aquietar todas las agitadas energías de los numerosos “yoes” para llegar a un lugar de “gracias auditiva”  donde se manifieste el “ser” en logro victorioso. Actitud de escuchar en el reposo la Presencia de Dios en la plenitud del Amor Abundante.
Toda delicadeza que lleve paz e iluminación a La Tierra y al Universo en silente invocación es un amoroso servicio a la manifestación del amor y sus cualidades.
Desprendernos del juicio y de toda expectativa, abrazando la bandera de la humildad divina, honrando la santidad en todas sus formas.
La responsabilidad de mantener La Energía Suprema de La Creación en un estado puro, es un asunto individual que corresponde a cada uno. Cuando se desarrolla la facultad del Amor Perfecto, el corazón se eleva a la más alta frecuencia de felicidad y gratitud, y se manifiestan esas cualidades divinas ocultas de creatividad al servicio del Todo.
 Una perspectiva espiritual impecable en el día a día, cuidadosamente construida en el carácter, con esfuerzo y compromiso,  genera que el proceso de purificación se produzca inexorablemente, en delicado compás reverente a La Canción del Alma Cuando la corriente discipular es seria y sincera se sitúa siempre en el lugar perfecto, y toda la situación vital coopera para que pueda darse el mayor servicio.
Unidos a los inmortales en el estado glorioso de la libertad espiritual, reconectados conscientemente con El Creador, transformamos toda limitación humana en el fuego del Amor Sagrado.
Y la sanación tan esperada ha llegado  de la mano de Tu Amor, por lo que te doy las gracias en este ciclo de reconocimiento virtual, donde Todo es como debe Ser, por tu promesa y mi juramento…
La plenitud de Tu Divinidad te bendice más allá de toda comprensión.

                                                           Marcela Oromí