domingo, 10 de abril de 2011

¡VENGA TU REINO!



¡Venga Tu Reino!


¿Por qué?...

Dios nos dió el libre albedrío y la responsabilidad de dominar La Tierra, cediéndonos por tanto la propia jusrisdicción... Si en el libre albedrío y en el transcurso de dominio de La Tierra, deseamos la ayuda del Altísimo, debemos pedirle como Su Hijo imperativamente: ¡Venga Tu Reino!, ¡Hágase Tu voluntad como en El Cielo, en La Tierra!...Y al unir consciente y voluntariamente nuestras fuerzas a la de Dios, le damos la orden al Todopoderoso que entre a nuestros mundos para ejercer sus dominios, devolviéndole la autoridad que nos dió...Y el alma se inflama del Espíritu Santo, convirtiéndonos en la suprema manifestación de la voluntad de Dios...