sábado, 16 de marzo de 2013

Nanak

"Nanak llegó a Dios por medio de su canto; 
la suya fue una búsqueda muy poco frecuente: 
su camino estuvo adornado de canciones. 
Lo primero que debemos saber de Nanak 
es que no practicó austeridades, 
ni meditación ni yoga; 
sólo cantaba, y, cantando, alcanzó su meta. 
Cantaba de todo corazón, 
con toda el alma. 
Tanto era así que su cántico se hizo meditación; 
su cántico fue su purificación y su yoga.
Cuando alguien realiza cualquier acto con toda el alma, 
ese acto se convierte en su sendero. 
Largas horas de meditación hechas con desgana 
no te llevarán a ninguna parte, 
mientras que cantar una canción con todo tu ser 
o danzar con esa misma absorción total 
te llevarán a Dios. 
La cuestión no es lo que haces, 
sino cuánto de ti pones en ello".

Osho, El verdadero nombre. La melodía de la existencia