jueves, 14 de marzo de 2013

En Contacto



Hay una memoria celular que hace que  la energía mal calificada  se densifique  en  la materia. Si sanamos nuestra memoria celular  sanamos la materia y eso solo puede hacerse desde la crisálida del corazón amoroso. Alli donde mora el Cristo sanador, en la cápsula cristalina que se halla dentro de tu corazón.
Hay una verdad mas que elocuente que nos  permite exaltar el valor del Amor a  Si Mismo, y es: "Aménse"... Ultimo mandamiento del Cristo que encierra todos los Mandamientos de La Verdad Una. Los Mandamientos no son mandatos sino Faros que nos iluminan. 
Amarás a Tu prójimo como a Ti mismo: es la clave de la salud perfecta. Y esta fue dada por El Cristo caminante que Vive en todos nosotros. Irrefutable Verdad que nos hace Libres de Conceptos que interfieran ante nuestra integridad.
"Kodoish, Kodoish, Kodoish, Adonai 'Tsebayoth, (Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de las Huestes)"!
Sin mucho conocimiento de textos esto está escrito también en nuestra memoria celular que al recordar se pone en actividad y en consecuencia : actúa, sana y libera. 
Recuerden que El primer paso es creer... Creer significa sumarle al conocimiento el sentimiento puro y la emoción de saberlo. En el reino de la mente-corazón puedes tener algún encuentro con tu mente-pensamiento (ego) pero aprenderás a bendecirlo una vez que te acostumbres a observarlo. El ego, nuestra personalidad con todos los conocimientos y estructuras adquiridas suele distraernos con cuestionamientos,,,pero ante la observancia  surgirá el Espíritu Corrector que te indicará el camino del Corazón.  Y con este corazón Unido al cristo cambiarás la visión del mundo. Ya no te sentirás atacada porque el perdón ha surgido por merito al reconocimiento filial. Nadie te ha ofendido. Podría Tu hermano ofenderte?...Así purificando tu mente se purificará tu cuerpo y las toxinas del medio ya no te llegaran. Habrás preparado el templo que pueda recibir con pulcritud a Tu Ser Superior.
 Esa pulcritud que solo engendra el amor verdadero.
Muchos de nosotros antes de saber todos estos pasos ya estábamos en contacto con Nuestro Ser Superior, sabemos que los Niños por su mágica pureza e inocencia lo están...Poco a poco esto se pierde porque construimos un tejido en  nuestros ojos, algo así como un velo...rasgando el velo, vuelve la inocencia...la pureza y El Contacto.
Si bien estos pasos nos enseñan un camino con orden...muchos de ustedes seguramente no necesiten tanta estructura. Y todo surgirá con mas naturalidad aunque seguro es que el que se esfuerza por algo lo consigue, y Los Guías ven nuestro esfuerzo.
Vayan donde su Corazón: Amen, amen y amen, hasta sentir que en su corazón no hay mas lugar para el amor...y allí estarán con su Ser Superior que nunca los abandonó. Solo me resta decirles que el camino es fácil y que muchas veces los conocimientos nos aturden...Contemplen caminen por las praderas, huelan el perfume de la flor, alivianen esa carga de querer llegar...a dónde?...
Nunca te separaste de Tu Ser Superior, El siempre ha estado contigo así como tampoco se ha separado de ti Tu Complemento Divino...RESPÍRALO......
Marcela Oromí