sábado, 22 de marzo de 2014

TU y YO...



¿O es que 'tú' y 'yo' desaparecemos, en el Amor, para revelar un Amor siempre presente, un Amor que no tiene nombre?

Amigos, el amor no es algo que suceda dentro del tiempo, entre dos seres aparentemente separados. El amor no es la transformación de la separación en la Unidad, tampoco es una fuerte emoción que viene y va. No es un estado pasajero, ni tampoco un bien que pueda ser comprado y vendido, algo que pueda ser dado o retirado. El amor no es necesidad. El amor no posee absolutamente nada. El amor puede ser confundido con todas esas cosas, por supuesto. Pero si estamos hablando de la clase de amor que mueve a las estrellas, la clase de intimidad que siempre habíamos querido disfrutar, entonces estamos hablando acerca de la desaparición de todo ese sueño de separación, de la desaparición de la historia de 'tú y yo', y con ella, de todo el dolor de la vida. El amor es la disolución de la historia y del futuro, la disolución de todas las cosas que aparentemente nos dividen, de todo lo que nos mantiene separados y es ver, realmente ver, con los ojos bien abiertos.

'Tú' y 'Yo' no podemos enamorarnos, amigo, porque ya no hay un 'yo' ni un 'tú'. 'Nosotros' desaparecimos hace mucho tiempo.

Todas nuestras relaciones pueden ser vistas como invitaciones inteligentes a este amor incondicional, este libre e impersonal amor, tan creativo, tan abundante, que danza como un Universo entero.

No puedes encontrar amor, amigo. No puedes buscar amor fuera de ti mismo. Sólo puedes ser amor, y conocer amor, y ver amor en todas las cosas, amor imbuyendo la danza de las apariciones duales, manteniendo todo en su justo lugar.

Dos no pueden convertirse en uno, si nunca hubo dos, para empezar. Una ola no puede alcanzar al océano dentro del tiempo. La Unidad no es un destino. Y el Amor es el recuerdo de una gloria olvidada.

Con amor,
Jeff Foster