sábado, 11 de junio de 2011

UN LUGAR ESPECIAL EN UN TIEMPO ESPECIAL







Un lugar especial, en un tiempo especial. Las muchas experiencias que hemos tenido no solamente aquí en la tierra accediendo a olvidar...y hemos llorado por la desconexión con El Uno; la dualidad no nos permitía ver la realidad...era nuestro pacto...sabíamos que no sería facil, pero que era totalmente posible... y aquí nos encontramos, sufriendo la alegría de esta ascensión... por qué sufriendo? por los múltiples síntomas que acosan nuestro cuerpo físico en la adaptación a los cambios que sobrevienen.






Nuestro cuerpo es una caja de resonancia. escuchemos los sonidos armónicos que elevan la frecuencia molecular de toda la estructura atómica. El sonido puede transformar rapidamente la materia a traves de los maravillosos cuencos de cristal.






Los cuencos de cristal son de sílice, por eso su sonido está particularmente relacionado a nuestra biología...Somos cristales vivientes, templos vivientes de luz radiante. Estamos realizando un salto a "Una Octava Superior de Consciencia", donde el elemento carbono de nuestro ADN está produciendo una conversión al elemento silicio.





Hay un llamado a la sensibilidad y entrega por la memoria de Unidad y Libertad en conciencia de cooperación voluntaria, unificando la humanidad en un mismo pulso y propósito.






Por el restablecimiento de la paz, la igualdad, la justicia; honrando la Tierra y a todos los seres vivos, reparemos y sanemos las hebras multidimensionales de luz, entrelazando mi corazón con el tuyo, renaciendo a La Tierra Transparente.






Agradezco tu esfuerzo donde el escenario de la Gran Obra de Dios se desenvuelve.






Invoca al Instructor Espiritual para que tu Angel Solar contacte con tu alma y guíe tu destino trsascendente, infundiendo silencio en tu actuar para que en tu discernimiento reflexivo la mente meditativa resuelva todo con tranquilidad y calma...





Que la Fuente Divina continúe guiándonos en nuestra libertad de hacer la re-conexión con el Ser Superior para constituir la Gloria del Reino.





Y recuerda: " TU SIGUES SIENDO MI SANTO HIJO, POR SIEMPRE INOCENTE, REGRESA A MI. YO SOY TU PADRE. TU ERES MI HIJO"