martes, 24 de agosto de 2010

Los Primeros Frutos

La pequeña planta está emergiendo de las entrañas de la madre tierra. Ha llegado el tiempo de gloria, momento de la verdad para la mayoría de los seres humanos, donde confiar es el acto de supremo valor. Permitir el cambio, porque así lo hemos elegido; y preparanos para dejar ir el control, reconociendo que los remolinos se suceden porque así es. Confianza y coraje esperando el momento siguiente...valor ante lo desconocido, fundamental para esta energía de cambios. Permitir que la riqueza interior del Espíritu se manifieste a traves de su forma física, sabiendo que el movimiento debe estar en el camino del equilibrio y en conexión con El Corazón del Creador...
Toda pulsación es El Aliento de Dios... y la prudencia, la paciencia y la colaboración son esenciales para este tiempo.
Estamos en marcha desde hace tiempo, aceptando diferencias, honrando la humanidad, bendiciéndonos mutuamente por la experiecia que compartimos, valorando cada gota que suma este trayecto de profundo Amor donde nuestro propio Ser Unificado, centrado en la armonía, con la voluntad de Dios, es movido a los Reinos de La Sabiduría.
Reconociendo estos primeros frutos, honrando Tu Presencia, me regocijo en este momento de Supremo Bien, donde reconozco que Eres Tu la única Verdad que me libera...porque Tu eres mi espejo...
Que tu vía sea Dorada!